Algunos cobardes se han arrepentido de su voto, la gran mayoría estamos orgullosos.

GurúOPINIÓN

Algunos cobardes se han arrepentido de su voto, la gran mayoría estamos orgullosos.

Publicado el día 23 de Septiembre del 2019
GurúVisitas 1

Nosotros hoy día ambicionamos un mejor país, más exitoso, más democrático, más preocupado por todos sus habitantes. 

Luchemos por eso, no permitamos que unos cuantos frustrados nos contagien su conformismo.

Muchos dicen que es mejor vivir en medio de la corrupción que enfrentarse a un cambio que por consecuencia lógica, nos tiene que costar. NADA ES GRATIS EN LA VIDA 

Vivir en el conformismo es de cobardes, desear vivir en la corrupción para no arriesgar nada, nos hace cómplices de los crimínales que quieren tener a Mexico sometido. 

Sigamos luchando por ese cambio.

Recuerden que para poder saltar sobre algo, tenemos que retroceder unos pasos para impulsarnos. 

No seamos cobardes y creamos que estamos retrocediendo, en realidad estamos dando el paso que se requiere, para poder saltar fuerte hacia un mejor futuro.

Los que votamos por un cambio, tenemos una ambición legítima, y lo vamos a lograr. 

La ambición es una energía poderosa; es querer, crecer, tener, expandir, explorar, avanzar, descubrir, conseguir.

Intentar aplacar la ambición es querer luchar contra algo para lo que estamos programados como humanos que somos. 

No hay nada de malo en la ambición. O ¿crees que la vida nos ha diseñado mal y piensas que debemos corregirlo?

La ambición está vinculada con el conseguir y la misma palabra ya lo indica: con-seguir. Alcanzar cosas y continuar alcanzando cosas, hitos, etapas, fases.

Nunca dejarás de querer más y mejor, Nunca.

Es muy gratificante cuando alcanzas un objetivo. Es la realización misma. Una sensación con la que te sientes pleno, orgulloso de ti mismo, poderoso, capaz y valioso.

Te invito a ser ambicioso sin censuras ni prejuicios. 

Sí, tú. Partiendo desde el punto donde estés. Da igual si estás en el más profundo de los agujeros y no sabes cómo saldrás de esta o si las cosas te vienen de cara y no osas pedirle más a la vida por temor a parecer desagradecido.

La ambición es necesaria porque sin ella retrocedemos, aflojamos y nos conformamos con una vida gris.

Es como las cuerdas de un violín. Debes tensarlas a diario para que el instrumento esté afinado y produzca la melodía correcta. Tu ambición es esa tensión, la misma que te permite avanzar y no tirar para atrás.

Pero no nos damos permiso y escondemos nuestra ambición, algo tan absurdo como esconder el hambre, el sueño o la sed. 

Nos han enseñado a ver la ambición como algo sucio debido a filosofías religiosas y espirituales que nos hacen creer que querer es la fuente de nuestra infelicidad y que debemos aplacar esas ansias y aceptar las cosas como son.

La NO realización de tus deseos y la aceptación de situaciones que quieres cambiar (y deberías) es la fuente de tu infelicidad.

Lo que hace la vida luminosa es la realización y materialización de tus objetivos. Uno tras otro.

Alcanzar tus metas y anhelos te convierte en una persona realizada. No conseguir tus metas y anhelos te vuelve una persona frustrada, una arma cargada de críticas, envidia y amargura que dispara contra toda aquella persona que ose ir a por lo que quiere y tenga la desfachatez de, encima, conseguirlo, y restregarte por la cara lo que tú no hiciste o conseguiste.

Algunos cobardes a la primera, dicen estar arrepentidos de su voto. 

Lo que indica que es gente débil, que no le gusta arriesgar, que quiere que todo le salga gratis, que un cambio no le debe costar nada, pero sobre todo, es un conformista.

Por Elí González (@CalacuayoMX)



¿Tienes fotos y videos de algún acto de posible negligencia, corrupción o abuso de autoridad?
Mándalo al WhatsApp de Guruchuirer: 5535057455.



Notas relacionadas