GurúOPINIÓN

Las MUJERES y la VIOLENCIA laboral en México

Las MUJERES y la VIOLENCIA laboral en MéxicoGuru /Lunes, 26 de abril del 2021



Por: Patricia González Miranda

Ya habíamos tratado el tema del mobbing que es el acoso laboral en donde se sufre un trato vejatorio, descalificador y que menoscaba la vida pública o privada de una persona y ahora me quiero enfocar específicamente en el mobbing a mujeres.

Existe una encuesta realizada por OCC Mundial indicando que el 65% de las mujeres laboralmente activas han sido testigo de abusos por parte de sus superiores y homólogos. 

Son las mujeres quienes sufren un trato diferenciado, presión psicológica, burlas insultos e incluso acoso sexual. Según la OIT estos actos de violencia hacían las féminas provocan una alteración inmediata en el clima organizacional de un sector público o privado; todo esto conlleva a una vulneración de los derechos humanos de la trabajadora emanada del artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en donde todo ser humano tiene derecho a condiciones satisfactorias dentro de sus labores y a la protección contra el desempleo y a su vez la ONU en su Objetivo de Desarrollo Sostenible número 8 indicando un trabajo decente y con un crecimiento económico buscando mitigar la brecha salarial que se encuentra en un 23% y tomando medidas para que las mujeres puedan tener una mayor participación e inclusión en la vida laboral.



Es una realidad que la llegada de las mujeres a organizaciones generalmente manejadas por hombres como industrias automovilísticas, aeroespaciales, agropecuarias, pecuarias e incluso gubernamentales ha generado una modificación importante en las relaciones de poder y esto ha ocasionado muchas veces una respuesta irascible e incluso agresiva por parte de los hombres como un cuestionamiento a su cargo jerárquico causando un ambiente hostil e incómodo. No estoy generalizando, solo que muchas veces este comportamiento suele presentarse por parte del sector masculino, aunque en mujeres también llega a suscitarse.



Es prioritario visibilizar este tipo de situaciones y evitar factores de riesgo en las mujeres e implementar soluciones e incluso políticas laborales para que exista un ambiente de trabajo positivo, digno, y autónomo pero sobre todo de dignidad y pleno respeto a los derechos humanos de cada persona.

Una de las principales soluciones para su erradicación son las campañas de concientización a nivel organizacional presentando un mensaje claro y contundente de que el organismo tanto público como privado tiene la intención de fomentar la participación e inclusión de las mujeres en todos los niveles jerárquicos así como un reglamento en donde coexista una representación paritaria que promueva y vele por dignificar las labores de las mujeres en un entorno profesional. 

Establecer un área de responsabilidad para atención de demandas y afectaciones en contra de las mujeres que procure su bienestar e integridad. Cartas compromiso por parte de colaboradores y protocolos de atención en estas situaciones.

No debemos normalizar la violencia, pues muchas veces, las mujeres no se percatan de que están siendo violentadas y lo observan como parte del trabajo diario.

Nuestra Carta Magna lo indica bien en su artículo 4to., la mujer y el hombre son iguales ante la Ley y hay que hacer valer su palabra.