GurúPOLÍTICO

Morena ya tiene “gallos” para Guadalajara y Zapopan: Carlos Lomelí y Alberto Uribe

Morena ya tiene “gallos” para Guadalajara y Zapopan: Carlos Lomelí y Alberto UribeGuru /Viernes, 19 de marzo del 2021



Carlos Lomelí y Alberto Uribe serán los candidatos de Morena por las presidencias municipales de Guadalajara y Zapopan, respectivamente, anunció el Consejo Electoral Interno del partido político en Jalisco.

Mientras que el candidato para Tonalá será el ex alcalde y ex priista, Sergio Chávez; para la candidatura de Tlajomulco de Zúñiga fue designada Marcela Michelle.

En rueda de prensa, Carlos Lomelí aseguró que no existe rompimiento interno y que las diferencias ya han sido superadas.

A través de su cuenta de Twitter, Mariana Fernández, una de las aspirantes a la candidatura por Zapopan, manifestó que aunque no fue favorecida con la candidatura está “satisfecha y con muchas ganas de seguir luchando por un país en el que vivamos mejor”.

Indicaron que la decisión sobre estas candidaturas se basó en las encuestas internas realizada por Morena durante estos días.

Hasta el momento, no se ha definido al candidato por San Pedro Tlaquepaque, sin embargo, extraoficialmente se habla que será David Hernández.



Voto MASIVO por MORENA en elecciones de 2021 será decisivo para profundizar la 4T de AMLO

El candidato único tuvo la desvergüenza de comentar que con que su mamá votara por él, resultaría ganador de la contienda. El sistema político mexicano tuvo en esas elecciones una sacudida descomunal, pues se pudo ver a todas luces que el nivel de Democracia en México era mínimo y que los reclamos de la sociedad, agraviada en aquel momento por la reciente matanza de Tlatelolco y el “Halconazo”, ponían en duda la supuesta estabilidad con que contaban los gobiernos emanados de la Revolución.

ivimos en un país con una Democracia incipiente. Históricamente, venimos de lo que Mario Vargas Llosa describió como “La Dictadura Perfecta”.

En 1976 el modelo de partido único quedo completamente agotado al presentar a José López Portillo como candidato único a la presidencia de la República.

Fue, hasta la “caída del sistema” en 1988 que la nación entera se estremeció hasta sus cimientos. La imposición de Carlos Salinas de Gortari en la presidencia de México hizo impostergable la alternancia. El otrora partido único vivió un cisma por las pugnas partidistas, que culminaron con la muerte de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruíz Massieu.

Fue en aquellos años (1990) que se creó el Instituto Federal Electoral, antecesor del actual INE, que serviría para certificar las elecciones -antes en manos del Colegio Electoral de la Secretaría de Gobernación que, en ese papel; era juez y parte- y serviría como un gestor del equilibrio entre poderes, también para legitimar un sistema político agotado, pero que al mismo tiempo tendía hacia el dinamismo. Si bien faltaba aún mucho para la alternancia en el poder público -particularmente en el ejecutivo- se daba un paso importante en esa ruta.

Durante los siguientes años, nuestra Democracia fue madurando a marchas forzadas. La pirámide poblacional cambió drásticamente y nos convertimos en un país de jóvenes con una ideología donde predomina la opción política de “centro-izquierda”.

La imposición de Felipe Calderón en la presidencia de México, terminó por concientizar a un enorme sector de la ciudadanía. Las decenas de miles de muertos y desaparecidos de su sexenio, el supuesto crecimiento conseguido a base de deuda externa, la condonación de impuestos y la consiguiente inequidad en la distribución de los ingresos, así como una administración marcada por una corrupción que habría de continuar Enrique Peña Nieto, dio por resultado un nuevo rompimiento con las viejas estructuras y un profundo deseo de cambio.

Las elecciones de 2018 estuvieron enmarcadas en una nueva “guerra sucia” contra el candidato Andrés Manuel López Obrador, que continuaba -como en elecciones anteriores- con un 30% en las preferencias electorales.

Con información de ntrguadalajara