GurúOPINIÓN

Las andanzas de Lorenzo Córdova

Las andanzas de Lorenzo CórdovaGuru /Miércoles, 13 de enero del 2021



David Vargas Araujo.

@David Vargas A18

En México la democracia no existe, lo que verdaderamente existe, es la antidemocracia. Y la sorpresa es que el país así camina y así caminará.

El Silencio.

Desde temprana edad, Lorenzo Córdova, vivió entre libros, discusiones políticas y la veracidad de las palabras de su padre Arnaldo Córdova.  Ante todo, ello, Lorenzo fue muy huidizo, escuchaba y discernía entre lo malo de la derecha y lo bueno que era pensar con las ideas de izquierda. Su vida era de tantas palabras y letras que su padre, nunca encontró la fórmula correcta para enderezar el pensamiento de Lorenzo.

Desde su ingreso a la facultad de derecho en la UNAM, fue un alumno gris académicamente, políticamente no participaba. Sus reuniones con amigas o amigos no eran de algo sustancial para su desarrollo profesional. Su pensamiento estaba en el coche nuevo que le había comprado su papá. Su vida universitaria, se lo autocalificaba el mismo, como el pasar las materias con las calificaciones que fueran, por temor al regaño de su padre. Incluso en algunas materias, don Arnaldo fue su profesor, en el cual Lorenzo, no fue un excelente alumno, así que las reprimendas eran cotidianas en su casa.

Su vida académica, era entre Ciudad Universitaria, y San Ángel.  Las francachelas lo hacían jueves y viernes en la cantina la Guadalupe junto al mercado. Ahí siempre con un buen traje, hablando de grandezas personales, que no tenía, gritando la riqueza que no tenía y riéndose de los planteamientos de la izquierda que querían cambiar el mundo. “La izquierda está bien pendeja, y solos los pobres pendejos están ahí. Nunca tendrán dinero. Andarán siempre boteando en el metro y en los camiones de la ruta 100”.

Su vida profesional, fue más fácil, su padre tratando siempre que Lorenzo sirviera bien a la sociedad, lo relacionó con profesores, intelectuales y funcionarios progresistas. De ahí es que, ha tenido puestos importantes, incluso ganó una plaza como docente en la facultad de derecho, que hoy nada más la usa para aparentar que es un académico que tiene un salario austero.  Por ello las asesorías que cubría desde joven era en el sistema electoral que creo Salinas de Gortari, para después ser asesor de José Woldemberg, presidente del IFE, de aquél entonces. Ahí es donde embonó su praxis fraudulenta. Y ver el dinero como el recurso que hace florecer a las familias y no la honestidad.

Desde el IFE empezó a conocer el fraude electoral, las ventas de registro de partidos, las ventas de registro de candidatos a diputado y senadores. Y como instrumentar un fraude electoral.  Como sucesor de José, e impuesto por el PAN y PRI, llegó la cúspide de sus anhelos personales. Ser presidente del Instituto Nacional Electoral (INE). Ser el que manda en las elecciones, el que puede mover los hilos a de la democracia a su antojo. EL enorme presupuesto, que maneja, es parte de su interés que lo ha hecho millonario hasta el día de hoy. Sus amigos ahora, es la clase empresarial de la derecha, quienes le pagan para sostenerse como presidente del INE y para imponer lo que Claudio X González, los Vázquez Raña y Azcárraga Jean le dicen que hacer todos los días.

La vida de Lorenzo Córdova, ha sido desde su niñez hasta hoy, una vida llena de intereses alejados del pensamiento de don Arnaldo Córdova. Su interés en la vida de Lorenzo, ha sido el dinero. Y tener más dinero mal habido, por medio de lo que sea. Esto no es un secreto. Es algo público. Sus ganancias personales de manera mensual llegan a hacer casi al millón de pesos. Los empresarios conservadores le dan todo, con tal de que les ayude con el fraude electoral en junio de este año.

Don Arnaldo Córdova, hombre de izquierda, cofundador de MORENA, intelectual incansable de generar conceptos y argumentos que mantuvieron viva la idea de transformación. Si hoy viviera, pues a su hijo en la cárcel estuviera. Por razones no familiares, sino porque don Arnaldo, era enemigo de la corrupción y la impunidad. “La vida de un corrupto, no sólo es vergonzoso, es un delincuente, y no debería de andar en la calle, debería de estar en la cárcel”, decía don Arnaldo Córdova. Padre de Lorenzo Córdova, el corrupto.

Luchador social toda mi vida. Expreso político, encarcelado injustamente en el Penal de

Máxima Seguridad de Puente Grande, Jalisco. Actualmente, asesor en la Cámara de

Diputados del Congreso de la Unión. Afortunadamente, fui uno de los primeros presos

Liberados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.