GurúPOLÍTICO

Usuarios en redes se vuelcan contra Ciro y piden que se investiguen sus cuentas bancarias

Usuarios en redes se vuelcan contra Ciro y piden que se investiguen sus cuentas bancariasGuru /Martes, 5 de enero del 2021



Las redes sociales volvieron tendencia a Ciro Gómez Leyva, a quien tundieron de nuevo, ya que ahora exigió honor profesional al subsecretario de Salud, Hugo López- Gatell, luego de que se le vio en una playa en Oaxaca.

A través de redes sociales circula el #ComentarioFinal de Gómez Leyva en su noticiero nocturno, en donde el comunicador dijo: «Si hubiera honor profesional, el Dr. @HLGatell tendría que renunciar. Su estrategia ha sido un desastre, pero él vacaciona y regresa tranquilo. Por el bien de todos, recoja los lápices y váyase, doctor».

De inmediato, las redes sociales reaccionaron y le recordaron que ante su información tendenciosa a lo largo de su carrera, no tiene valor moral para exigir honor profesional a nadie.

Varios de los internautas incluso, pidieron que se investiguen sus cuentas bancarias, pues recordaron que Gómez-Leyva ha sido uno de los periodistas que más se ha beneficiado en administraciones anteriores.

El revuelo fue tal, que la palabra «Ciro» se convirtió en tendencia en México. Varios le recordaron que él nunca se ha caracterizado por tener honor profesional y también le exigieron su renuncia.



CIRO SE LLENA DE ODIO EN CONTRA DE GATELL

El viaje que realizó Hugo López-Gatell a Oaxaca para pasara unos días con su familia enfureció no sólo a la oposición, sino a los voceros de ésta. Los comentócratas, presentadores de noticias y hasta comediantes que siempre critica a AMLO y que no ve nada bueno en esta administración, se abalanzaron contra el subsecretario. Hubo sin duda un linchamiento mediático.

Pero destaca lo de Ciro Gómez Leyva, no porque diga algo distinto, sino porque evidencia su odio incontrolable hacia Hugo López-Gatell.

En su editorial nocturna en Imagen TV, y con una música de fondo que hizo que todo pareciera una obra de teatro, Gómez Leyva toma el caso de un ministro de finanzas que engañó a la gente diciendo que estaba en Canadá cuando en realidad estaba en el Caribe, y a fuerzas trata de comparar ese caso con el viaje de López-Gatell a Oaxaca. Y pues nada que ver.

Ciro continúa con su odio, y se lanza contra Gatell:

“Es claro que él, el doctor Hugo, siempre dirá que hizo lo correcto, y que aprovechó estos días para descansar”, y con la mezquindad que ha caracterizado a la oposición, Gómez Leyva afirma que mientras Gatell estaba en Oaxaca, miles de mexicanos murieron, como si el quedarse en la Ciudad de México impidiera la muerte de personas por una pandemia que afecta a todo el mundo.

Gómez Leyva continúa su editorial así: “si hubiera honor profesional, el Dr. López-Gatell tendría que renunciar. Su estrategia ha sido un desastre, pero él vacaciona y regresa tranquilo, él se asume inmune al ridículo y al desastre”.

Y concluye dando una especie de orden, como si él mandara en el país y fuera un médico experto en pandemias: “Pero por el bien de todos y a falta de resultados clínicos y de liderazgo ético, por el bien de todos, recoja los lápices y váyase doctor, porque a la pandemia le restan aún largo meses”.

Cuando hablamos de la mezquindad, nos referimos a este tipo de mensajes como el de Gómez Leyva: comparan algo que no es comparable (la renuncia de un funcionario que engañó con un funcionario que se tomó dos días de asueto), afirman que por culpa de un viaje murió gente en el país, y mienten descaradamente cuando dicen que todo con la pandemia ha sido un desastre, como si no se hubiera hecho un trabajo titánico para evitar el colapso del sistema de salud.

Es terrible lo que nos sucede con la epidemia. Es horrible. Es una tragedia. Pero esto es mundial, no algo sólo de México. Es una pandemia que la humanidad no experimentaba desde hace más de 100 años. No se pueden hacer juicios como los que hace Gómez Leyva, y menos con los intereses de golpeteo político como los que evidencia. Por eso es un mezquino.Y no sólo él, pero a él se le nota más el odio a López-Gatell. Su obsesión enfermiza.

Con información de El Gato Político.