GurúOPINIÓN

La presidencia que le tocó a AMLO; herencia que se convierte en un reto monumental

La presidencia que le tocó a AMLO; herencia que se convierte en un reto monumentalGuru /Martes, 1 de diciembre del 2020



Redacción

Hoy cumple dos años al frente de México, pero el presidente de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aún no termina la obra, su obra. A AMLO le dejaron un país lleno de desafíos, pues recibió de administraciones pasadas un país saqueado, con altos índices de corrupción, delincuencia, narcotráfico y secuestro; por si fuera poco enfrenta la peor pandemia moderna, la del covid-19.

De AMLO critican que «mira al pasado», pero quien no sabe de dónde viene, difícilmente sabe a dónde va. Si vivimos una transformación ¿dónde estábamos y a dónde vamos?

La criminalidad de 2006 a 2018

Tan sólo en los gobiernos de los expresidentes Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) se rompieron récords de homicidios y otros delitos.

Para dar una idea, durante el sexenio de Peña Nieto hubo registrados 123 mil homicidios dolosos. Esto representa un 19 por ciento más que los 102 mil del sexenio de Calderón.

Y en lo que respecta a secuestros, hubo con Peña un aumento del 14 por ciento; con el priista hubo registrados 7 mil 437 casos, con el panista habían sido 6 mil 520 secuestros.

Las anteriores son cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). A pesar de las diferencias entre sexenio y sexenio, son índices de violencia muy altos en ambos.

Aunque algunas de estas cifras han disminuido y otras han dejado de crecer, el de la violencia es uno de los mayores retos que AMLO ha tenido que enfrentar.

Datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) muestran que 2019 fue el primer año desde 2015 en registrar una ligera caída en el número de asesinatos, con 36 mil 661 fallecidos frente a los 36 mil 685 del año anterior

Sin embargo, el promedio mensual de homicidios dolosos continúa relativamente alto, con casi tres mil.




Un reto que se ha cumplido: el combate a la corrupción

Quizá la violencia en México no haya cambiado mucho, pero tanto los hechos como la percepción ciudadana muestran que la lucha contra la corrupción ha sido uno de los más grandes logros del presidente.

En dos años de gobierno de López Obrador, la Fiscalía General de la República (FGR) ha imputado cargos contra exsecretarios de la talla de Rosario Robles, Salvador Cienfuegos, Luis Videgaray y Emilio Lozoya. Como el propio AMLO ha dicho, se trata de «un momento estelar en México para desterrar la corrupción».

Una deuda de 11 billones luego de 30 años de gobiernos neoliberales

A pesar de la crisis económica que trajo consigo el coronavirus, el presidente de México no contrató más deuda. Incluso ha destacado que mediante sus políticas de austeridad en el gobierno y el combate a la corrupción se han ahorrado miles de millones de pesos. AMLO reitera que lo anterior ha permitido tener «finanzas públicas sanas» que se destinan a programas sociales para la gente y de esta manera fomentar el consumo.

El presidente suele indicar que la economía mexicana se comporta como una «V», y no como una «L», como pronosticaban sus opositores. Así lo demostró un reciente informe del INEGI que revela un «rebote» en los empleos y el PIB.




A pesar de todo esto, la deuda que dejaron 30 años de políticas neoliberales ha cobrado factura. Hasta el día de hoy México tiene una deuda de 11 millones de pesos gracias a los últimos cuatro expresidentes. Y los intereses aumentan día con día.

No mencionan a México, pero tanto el Banco Mundial como AMLO opinan que debe aliviarse la deuda a países pobres antes de que surja otra «década perdida», como la de 1980.

Hoy, a dos años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, son claros los avances en materia económica, contra la corrupción y delincuencia; además de los logros en materia de salud, en plena pandemia. Sin duda la esperanza de México sigue viva.

Con información de Regeneración.mx